Mantener limpio el baño en casa

Como padres, sabemos que mantener los cuartos de baño limpios y en orden es una tarea mil veces más complicada cuando entran en juego los niños. Hay bebés a los que les encanta jugar con el rollo de papel higiénico y otros niños más mayores que no atinan en el retrete, mientras que otros suelen dejar el baño, el cuarto más pequeño de la casa, hecho un desastre.

Enseñar a los niños desde pequeños a ayudar a que el inodoro esté limpio y el cuarto de baño recogido sirve para inculcar buenos hábitos que les vendrán muy bien a lo largo de sus vidas. Los niños de todas las edades pueden aprender pasos muy sencillos para ayudar en casa, y el cuarto de baño no es una excepción.

Mantener el cuarto de baño limpio: normas para los niños

Si establecemos unas cuantas normas sencillas para que el inodoro se mantenga limpio después de cada visita tendremos un cuarto de baño más aseado, ordenado y sin restos ni olores desagradables. Cuando ya saben ir al baño solos, incluso los más peques pueden ayudar a que se mantenga limpio repasando las superficies con productos suaves y cuidadosamente seleccionados después de cada uso.

Afinar la puntería

Una de las mayores pesadillas para los padres de niños varones es que no atinan al orinar en el retrete. Si colocas una diana adhesiva en el inodoro el proceso de apuntar bien se convertirá en un juego divertido en lugar de ser una tarea. También conviene alejar las alfombrillas de baño de las zonas en las que pueden recibir un "ataque" directo hasta que mejoren su puntería.

Código de colores

La clave para ayudar a los niños a desarrollar hábitos de orden y limpieza es facilitárselo lo más posible. Disponer de cestas de distintos colores en el cuarto de baño resulta útil para que aprendan dónde va cada cosa sin que les parezca una ardua tarea. Una cesta para los juguetes de la bañera, otra para la ropa sucia, otra para el champú y otros productos… así solo tienen que poner cada cosa en su cesta.

Lista de comprobación

Cuando hablamos de niños mayores, una lista de puntos de limpieza del baño como la que se muestra a continuación puede convertir una tarea aparentemente abrumadora en una serie de sencillos pasos. Ya desde los cinco años pueden utilizar un espray limpiador suave y frotar con él las superficies. Los niños más mayores, por su parte, se divierten marcando las tareas según las van terminando, especialmente si reciben un premio cuando llegan al final de la lista. En el caso de los adolescentes, se puede hacer una lista con las tareas de limpieza del cuarto de baño que deben realizar para recibir su paga, por ejemplo, mientras que los niños más pequeños se conforman con pegatinas o premios menores.

Convertir las tareas domésticas en una actividad divertida para toda la familia, en lugar de algo fastidioso, es esencial para desarrollar buenos hábitos desde una edad temprana y mantenerlos durante los difíciles años de la adolescencia.

Lista de instrucciones de limpieza del cuarto de baño

Una lista de instrucciones de limpieza permite a todos los miembros de la familia saber exactamente lo que hay que hacer para que el cuarto de baño esté en condiciones y convierte una tarea larga en una serie de pasos más breves y manejables.

Esta lista de instrucciones también proporciona a quienes participan en la limpieza una sensación de satisfacción cuando van marcando las distintas tareas realizadas, aunque no terminen todas de una sentada.

    • Lleva a su sitio todo lo que no sea del baño.

    • Deja las superficies libres de trastos.

    • Cuelga las toallas y las alfombras de baño o échalas al cesto de la ropa sucia.

    • Limpia todas las superficies y elementos fijos (grifos, etc.) con un paño húmedo y un detergente suave.

    • Limpia la bañera y el plato de ducha, y recuerda quitar los pelos y pelusas del desagüe.

    • Limpia la mampara o la cortina de la ducha y déjalas cerradas para que se sequen antes.

    • Vacía la papelera.

    • Echa limpiador de inodoros en el wáter y déjalo actuar unos minutos.

    • Rocía el espejo con limpiacristales y déjalo reluciente.

    • Limpia el inodoro con la escobilla hasta que no queden residuos y tira de la cadena.

    • Lávate las manos con mucho esmero después de limpiar el inodoro.

    • Barre el suelo y pasa la fregona.

También es buena idea elaborar una lista de tareas diarias de limpieza del cuarto de baño para que no se acumule mucho el trabajo durante la semana:

    • ¿He tirado de la cadena?

    • ¿He colgado las toallas para que se sequen?

    • ¿He limpiado la bañera después de vaciarla?

    • ¿Está cerrada la cortina de la ducha?

    • ¿He vuelto a poner el tapón en los productos que he utilizado?

    • ¿Hay que poner otro rollo de papel higiénico?

    • ¿Hay alguna gota en la taza del wáter que tenga que limpiar?

    • ¿Me he lavado las manos?

Puedes plastificar la lista de instrucciones de limpieza del cuarto de baño y colgarla junto con un rotulador detrás de la puerta para que todos los miembros de la familia la vean a salir y recuerden lo que deben hacer cada vez que vayan al servicio o utilicen la ducha o la bañera.