Alergias dentro de casa

Si de algo nos hemos dado cuenta durante el confinamiento, es que estar dentro de casa no alivia los síntomas de las alergias y la fiebre del heno. Por el contrario, las alergias en el interior pueden verse exacerbadas por el polvo, el polen e incluso nuestras queridas mascotas.

Este año, es más importante que nunca desmontar algunos de los mitos más comunes sobre las alergias domésticas y tomar nota de algunos consejos que podrían prevenir o aliviar cualquier síntoma.

Si está en el interior, ¿está a salvo del polen?

Lamentablemente no, especialmente en los calurosos meses de verano el polen puede entrar en la casa a través de las ventanas o puertas abiertas, así que intente mantenerlas cerradas por mucho calor que haga, especialmente por la noche, cuando la presencia de polen tiende a aumentar. Otra forma de reducir la exposición al polen es invertir en un purificador de aire.

¿Los alérgenos pueden adherirse a mi pelo y a mi ropa?

Sí, el pelo de las mascotas, el polvo y el polen pueden adherirse a las fibras de la ropa, al pelo e incluso a la piel. Como medida preventiva, conviene mantener las puertas de los armarios cerradas para evitar que los alérgenos se introduzcan en la ropa, y cambiarse de ropa y ducharse nada más llegar a casa.

¿Las mascotas pueden ser portadoras de alérgenos?

Sí, lo que desgraciadamente significa que todos los mimos y juegos con ellos pueden desencadenar reacciones alérgicas en nosotros. La mejor solución es evitar que las mascotas duerman en el dormitorio. Sería recomendable intentar en lo posible no dormir con ellas y pasar el tiempo juntas en otras zonas de la casa.

Además de estos pequeños consejos, recuerde también revisar sus plantas de interior con regularidad. Para los alérgicos, es esencial retirar las hojas muertas con frecuencia y comprobar que la tierra no tenga moho, ya que de lo contrario el moho podría desencadenar los síntomas de la alergia.

Por último, es importante tratar de deshacerse de los ácaros del polvo doméstico en la medida de lo posible para mantener limpio nuestro entorno vital. Los ácaros del polvo doméstico son difíciles de detectar porque no son visibles para el ojo humano, pero es probable que se encuentren en las camas y los dormitorios porque les gustan los ambientes cálidos y húmedos. La mejor manera de eliminar los ácaros del polvo es lavar la ropa de cama semanalmente a 60 grados centígrados.

Los estornudos y las reacciones alérgicas no siempre se pueden evitar, a pesar de todas las precauciones que se pueden tomar, por lo que Scottex® te ofrece sus productos para ayudarte a estar preparado en cualquier situación. En particular, para cuando hay que sonarse repetidamente la nariz, tienes a tu disposición los pañuelos Scottex® con 3 capas son ideales para su uso diario, para tener la suavidad de Scottex® siempre a mano. ¡Disponible en formato de paquete de bolsillo y en caja!