¿A qué edad debe quitarse el pañal?

Si tu hijo o hija da muestras de estar preparado para empezar a usar el orinal, probablemente es el momento adecuado para que tú y tu retoño comencéis este proceso.

Nadie mejor que ellos sabe qué pasa dentro de sus cuerpecitos y, aunque aún les cueste decírtelo, hay signos sencillos que indican que puede ser el momento de que aprendan a ir al baño solitos.

En cuanto a la edad perfecta para aprender a usar el orinal, como siempre ocurre con los niños, no hay nada escrito. Los niños maduran y se desarrollan a distintos ritmos. Quizás han empezado a andar pronto y dominan los bloques de construcciones desde muy pequeños, pero les cuesta evitar los escapes.

No hay que dejarse llevar por las prisas, aunque otros padres ya se hayan puesto a la labor. Tómate tu tiempo: si intentas que utilice el orinal o el inodoro antes de que esté preparado lo más probable es que obtengas el mismo resultado que cuando intentas que coma las verduras…

En términos generales, la mayoría de los peques están listos para aprender a utilizar el orinal entre los dos y los tres años. Las niñas suelen estar preparadas unos meses antes que los niños.

Pero si tu niño o niña decide que no quiere dejar el pañal hasta que ya ronda los cuatro años, tampoco pasa nada.

Saber cuándo es el momento adecuado para pasar al orinal refuerza su confianza y felicidad, y también la tuya.

Signos de que están listos para aprender a utilizar el orinal

La forma más sencilla de saber cuándo empezar a enseñarles a utilizar el orinal es identificar los signos de que están listos. Puede ser algo muy evidente, como que un día griten en medio de un restaurante que necesitan hacer caca, o muy sutil, como correr a esconderse detrás del sofá cada vez que necesitan hacer pis.

Estos son los signos más habituales de que tu peque está listo para dejar el pañal:

    • Comprensión: se da cuenta de que su pañal está mojado o sucio.

    • Consciencia: es consciente de que está haciendo pis, y te lo dice.

    • Signos físicos: se agarra los pantalones, se inquieta o se esconde cuando necesita hacer pis o caca.

    • Pañal seco: tiene el pañal seco al menos una o dos horas.

    • Verbalización: sabe que necesita hacer pis y lo dice, o pide ir al baño.

La forma más fácil de enseñarle a utilizar el orinal es empezar cuando ha llegado al último paso: la verbalización. Cuando te dice que necesita hacer pis o caca puedes ir guiándole y explicándole qué ocurre y qué tiene que hacer.

La mayoría de los niños adquieren el control de esfínteres antes que el de vejiga, hacia los dos años. Pero no es hasta los tres cuando el 90% de los niños dejan atrás los escapes durante el día.

También puede ser buen momento para empezar si percibes algún otro signo aparte de la verbalización, aunque puede que haya algún escape más.

Es aconsejable registrar los signos que percibas para asegurarte de que se repiten y no son cosa de un solo día. Si tu peque se tira repetidamente del pañal cuando hace pis y se sienta y levanta del orinal con soltura, puede ser buen momento para probar a quitarle el pañal.

El mejor momento para aprender a utilizar el orinal

Disponer de algo de ayuda y apoyo durante el proceso de aprendizaje puede facilitar la transición del pañal al inodoro. Conviene, por ejemplo, hacerlo en un momento del año que te venga bien. Los días cálidos del verano, cuando no llevan muchas capas de ropa (o ninguna), pueden ser el momento ideal para quitarles el pañal sin que se manchen mucho.

Por este motivo la mayoría de la gente elige el verano para quitar a sus hijos el pañal. Además de que no tienen que luchar con los pantalones y el calzoncillo o la braguita para bajárselos a tiempo, la ropa se seca mucho antes si tienen algún escape.

Esto no quiere decir que no puedas intentar quitarles el pañal en invierno; ello solo implica planificar las cosas con algo más de antelación.

¿Se puede retrasar el momento de quitar el pañal?

Elegir el momento adecuado lo es todo. No solo tienen que estar preparados físicamente, sino también psicológicamente, para pasar del pañal al orinal. Si tu niño/a atraviesa un momento vital muy intenso o se produce algún suceso disruptivo en su vida familiar, puede ser conveniente esperar un poco.

Aprender a utilizar el orinal es más sencillo cuando los peques están sosegados. Las rutinas pueden ayudar a que el proceso vaya mejor y sea más sencillo y rápido para todos.

Puedes plantearte retrasar el paso al orinal si:

    • Tu hijo o hija se encuentra mal o se ha encontrado mal recientemente.

    • Os acabáis de cambiar de casa.

    • Ha llegado un hermanito.

    • Acaba de empezar el cole o la guarde.

    • Atravesáis un proceso de separación.

    • Os vais a ir de vacaciones.

Si ya habéis empezado a quitarle el pañal y ocurre algo inesperado, mantén las nuevas rutinas. Lleva el orinal contigo donde vayáis para asegurarte de que el proceso sigue su curso.

5 consejos para ayudar a los niños a prepararse para dejar el pañal

La idea de utilizar el orinal es algo nuevo para tu hijo y debes ayudarle a asimilarla. Antes de empezar a enseñarle a utilizar el orinal puedes ir preparando a tu peque con unos sencillos pasos:

    Háblale del tema – Cuando le cambies el pañal, explícale lo que estás haciendo para que lo asocie a mojar el pañal. Utiliza palabras que asocien a hacer sus necesidades, como "pipí" y "popó", pero de forma que les suene natural y no les avergüence. No digas cosas como "¡Oooh! ¿quién ha hecho una cacota apestosa?" porque podría darles vergüenza hacer sus cosas en el cuarto de baño.

    Vístelo/a para la ocasión – Para empezar, ponle ropa adecuada para el proceso de quitar el pañal, como pantalones fáciles de subir y bajar, sin botones ni cremalleras. Si tu peque se acostumbra a subirse y bajarse el pantalón antes y después de cambiarle el pañal, asociará ambos actos y luego los trasladará al momento de utilizar el orinal.

    Mostrar e imitar – Deja el orinal en un sitio visible del cuarto de baño. Si tienes hijos más mayores, puede ayudarle mucho mirar e imitar lo que ellos hacen. También puedes echar la caca del pañal al inodoro y que tu hijo/a te ayude a tirar de la cadena y se lave las manos, para que empiece a interiorizar la rutina de limpieza.

    Háblale de la ropa interior – Hay niños a los que les cuesta abandonar el pañal; cuéntale que llevar ropa interior es especial y emocionante. La sensación de seguir llevando pañal puede hacer que se mantengan comportamientos anteriores.

    Practica con un orinal – Deja que se siente en el orinal para habituarse, especialmente sobre la hora a la que le cambias el pañal. También es buena idea enseñarle para qué sirve haciendo mímica con sus juguetes.